Informe advierte que el comercio ilícito de cigarrillos financia a pandillas y terroristas

 

El comercio ilícito de cigarrillos se ha convertido en una amenaza para las economías, la institucionalidad y la seguridad de los países centroamericanos.

Según los resultados del estudio “Del Contrabando hormiga a un elefante en el mercado”, desarrollado por la firma consultora CID Gallup para la Cámara Costarricense Norteamericana de Comercio (AmCham), Panamá es el país en Centroamerica de mayor crecimiento en la incidencia de marcas no domésticas (ilegales) de cigarrillos. Durante el 2015 nuestro país dejo de percibir 41.9 millones dólares por evasión fiscal, seguido de Costa Rica que más sufrió por este concepto con $26 millones, haciendo un total de $113.6 millones.

Sin embargo, otros de los datos que reflejó el informe es que el dinero que se obtiene de este ilícito es utilizado para financiar a las agrupaciones criminales, también a llegado a las organizaciones terroristas.

Por este caso el Departamento de Estado de los Estados Unidos ratificó que el vínculo existente entre el terrorismo y el comercio ilícito de cigarrillos es una una amenaza a la seguridad nacional. De acuerdo con Emanuele Ottolenghi, miembro de la Fundación por la Defensa de las Democracias en Washington D.C.,”es importante redoblar esfuerzos unificados y en bloque para luchar contra el comercio ilegal de cualquier producto, llámese cigarrillos, medicamentos, licores, lotería legal y artículos de uso personal que se ven igualmente afectados en lo económico”.

También recalcó que “El narcotráfico, el blanqueo de dinero basado en el comercio ilegal, el contrabando y la financiación del terrorismo en Latinoamérica han surgido como una sola amenaza: los cárteles de la droga, los contrabandistas, los falsificadores, los grupos insurgentes y las organizaciones terroristas se han unido, algunas veces contra las autoridades locales, y otras veces con su activa complicidad y apoyo para su mutuo beneficio”. En tanto los expertos indican que los resultados son una mezcla tóxica que está socavando a la sociedad en Latinoamérica, al tiempo que representa una amenaza para los EE.UU., así como también para Europa.

De acuerdo al Banco Mundial, el comercio ilícito de cigarrillos a nivel global representa entre un 10 y un 12% del mercado. Esto equivale a 600,000 millones de cigarrillos ilegales que generan una pérdida en recolección de impuestos de entre 40 y 50 mil millones de dólares por año. La Zona Libre de Colón (Panamá) y la Zona Libre de Corozal (Belice) son un motor clave en el tráfico ilícito de cigarrillos, ya que son utilizadas como sitios de captación, almacenamiento y distribución, gracias a los controles laxos y las facilidades que ofrecen estas zonas para la actividad comercial, de los cuales abusan los criminales. Desde 2012, la Organización Mundial de la Salud, mediante el Convenio Marco para el Control de los Productos de Tabaco, impulsa proyectos para eliminar este Ilícito.

ImprimirCorreo electrónico