Escrito por el

Un llamado especial a todos los fieles católicos de la Arquidiócesis de Panamá, hace el arzobispo metropolitano, José Domingo Ulloa Mendieta, para que sin temores sean registrados como donantes de órganos, para que más vidas sean salvadas a través de este acto de caridad, en el contexto del Año Extraordinario de la Misericordia.

Tal como lo ha venido haciendo, la Arquidiócesis de Panamá se une a la Semana de la Promoción de la Donación de Órganos, porque este acto entra en la lógica de “gratuidad”, en la que damos algo de nosotros mismos, especialmente en estos tiempos marcados por el individualismo y el egoísmo.

Monseñor Ulloa alienta para que los católicos se inscriban como donantes, lo que permite generalmente curar e incluso salvar la vida a personas que están en espera para realizarle un trasplante, ya sea de cornea, de riñón, etc.

Para el doctor César Cuero, de la Organización Panameña de Trasplantes (OPT) se ha ido mejorando con los años la donación, incluso sobrepasando los años previos al 2017, pero aún no es suficiente. Anotó como ejemplo, que este año se han hecho 51 trasplantes renales pero aún se tienen 250 pacientes en espera de la donación de riñón. En el 2007, los donantes fueron 11 y en octubre del 2016, son 29.

¿Qué es el trasplante de órganos?

De acuerdo a la OPT el trasplante de órgano es un procedimiento médico -recomendado cuando se ha agotado toda posibilidad de tratamiento y hay fallo de un órgano o tejido- que consiste en el reemplazo del órgano o tejido dañado por otro sano.

Este procedimiento solo es posible gracias a la voluntad de aquellos que solidariamente dan su consentimiento para la donación. Actualmente en nuestro país se hacen trasplantes de riñón, médula ósea, córnea, hígado y corazón. Próximamente se hará de hueso.