LOGOML

Zonas de guerra en Colombia divididas sobre pacto de paz con FARC

EFE | Las zonas en Colombia más afectadas por el conflicto armado de más de medio siglo quedaron divididas entre el rechazo y el respaldo al acuerdo de paz con la guerrilla FARC, tras el plebiscito en que los colombianos no avalaron el pacto.

Lo negociado durante casi cuatro años en La Habana entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), buscó poner en el centro a las ocho millones de víctimas de la conflagración interna, que según lo convenido accederían a reparaciones materiales y simbólicas, perdón, verdad y garantías de no repetición.

Pero el ajustado resultado de la votación del domingo, al que la ciudadanía fue convocada a pronunciarse sobre el acuerdo para terminar 52 años de conflagración con las FARC, evidenció una fuerte división en los territorios más azotados por la guerra.

"Todo es parte de la polarización, estamos polarizados desde muchas perspectivas. Hasta las víctimas están polarizadas", dijo a la AFP Juan David Cárdenas, analista político y profesor de la colombiana Universidad de La Sabana.

Con 99,98% de las mesas escrutadas, la opción del "No" (50,21%) se impuso a la del "Sí" (49,78%), según el último reporte de la autoridad electoral, en la que se registró una participación del 37,43%. Tras la negativa, el acuerdo tal como está estipulado no podrá ser implementado.

La victoria del "No" se preveía en zonas conservadoras del país, como el Eje Cafetero (centro) o Antioquia (noroeste), bastión electoral del expresidente Álvaro Uribe, principal opositor al acuerdo, zonas con picos de afectación por la guerra.

Pero las FARC, principal y más antigua guerrilla del continente, recibió reveses en los lugares donde surgió y que históricamente controló.

En Marquetalia, departamento del Tolima (centro) donde nacieron las FARC de una sublevación campesina en 1964, el "No" obtuvo el 62,56% de los votos.

"Uno quiere que Colombia sea diferente para el futuro de sus hijos, pero es difícil arrancarle el pensamiento a la gente. La guerra ha afectado a muchas familias", explicó a AFP Eimer Sandino, un conductor de 29 años de San Vicente del Caguán, una región del sur del país con histórica presencia rebelde.

El profesor Cárdenas explicó que en departamentos fronterizos con Venezuela, como Norte de Santander y Arauca, y céntricos, como el Meta, zonas de control guerrillero y con problemas de orden público, la oposición al acuerdo fue "arrolladora".

"Hubo una actitud oculta, subterránea, de personas que nunca quisieron decir abiertamente que iban a votar por el 'No'. Nunca estuvieron a favor de la amnistía, de la participación política, de vacíos en términos de reparación" que ofrecía el acuerdo, afirmó.

Pero en departamentos como Cauca, Nariño, Chocó, Guaviare, Putumayo y Bolívar, fuertemente afectados durante décadas por la conflagración interna, los ciudadanos apoyaron mayoritariamente el acuerdo.

En el municipio de Bojayá, en Chocó (noroeste), el departamento más pobre del país, se presentó una de las votaciones más altas a favor de lo convenido: 95,78%. El lugar es tristemente célebre por una masacre perpetrada en 2002 por las FARC en la que murieron 79 personas.

La semana pasada, líderes insurgentes realizaron un acto público de perdón a las víctimas de la tragedia.

En San Vicente del Caguán, departamento de Caquetá (sur), donde entre 1999 y 2002 las FARC se concentraron en el marco de un fallido proceso de paz, el 62,93% dio su respaldo a lo negociado.

"He vivido la zozobra de la guerra y estoy de acuerdo con la paz(...) Aquí, en estas zonas tan alejadas, la ley era la guerrilla", dijo a AFP Naime Cometa, una vendedora de arepas de 58 años que vive hace una década en la región.

Todos los municipios del departamento del Cauca (oeste), uno de los principales focos del conflicto colombiano y en el que confluyen grupos narcotraficantes, de origen paramilitar y guerrillas, también se volcaron a favor del "Sí".

La ciudad de Mitú, en el departamento de Vaupés (sur), que fue tomada por cerca de 1.500 rebeldes en 1998, en una acción sin precedentes en el país, registró una votación del 75,62% favorable a lo convenido.

Colombia vive un conflicto armado que ha enfrentado durante más de cinco décadas a guerrillas, paramilitares y la fuerza pública, con un saldo de unos 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.

ImprimirCorreo electrónico