Querella sobre San Valentín entre católicos y ortodoxos en Lesbos

AFP | Las celebraciones de San Valentín organizadas por la isla de Lesbos, que alberga presuntas reliquias del mártir, suscitaron una nueva querella entre ortodoxos y católicos, informó la agencia de prensa griega Ana.

El pope Athanasios Yusmas de la gran iglesia ortodoxa del centro de Mitilene, capital de esta isla del Egeo, "protestó firmemente" por esas celebraciones en un correo enviado al Ayuntamiento en nombre de sus parroquianos, según la misma fuente.

Amenazó incluso con recurrir a la justicia para que su iglesia, cuya cúpula es uno de los símbolos de Lesbos, se retire del cartel que anuncia esas celebraciones.

"Somos hermanos que 'riñeron' a lo largo de los siglos, pero nuestro deber cristiano es reconciliarnos", respondió en una carta abierta el prelado de los católicos de Mitilene, Leon Kiskinis.

Tras imputar el enfado ortodoxo a "algunos fundamentalistas obtusos", recordó que Valentín -sacerdote y obispo de Terni, en Italia, en el siglo III- había sido reconocido como mártir antes del Gran Cisma cristiano.

La celebración de San Valentín empezaron en la isla en 2015, con el regreso a Lesbos de presuntas reliquias del santo, depositadas en la iglesia católica de la Asunción.

El evento, que incluye concurso de canto y de poemas de amor, acabará el martes con una procesión, y el municipio, que intenta reanimar el turismo local, no ha intervenido en esa polémica.

El sector turístico de Lesbos sufrió el pasado verano las consecuencias de haberse convertido en el epicentro mediático y humanitario del éxodo de numerosos refugiados hacia Europa en 2015.

La Iglesia ortodoxa de Grecia, dominante en el país donde no está oficialmente separada del Estado, intentó tiempo atrás convencer a los enamorados griegos de celebrar a una pareja de mártires ortodoxos, sin conseguirlo.

La minoría católica del país ha denunciado durante mucho tiempo haber sufrido discriminaciones en el país.

ImprimirCorreo electrónico