Escrito por el

EFE | Una turba roció con gasolina y quemó vivo a un hombre acusado de ser el supuesto cabecilla de una banda que robaba motocicletas en el centro de Bolivia, en la zona del trópico de Cochabamba, informaron hoy medios locales.

El linchamiento, el segundo ocurrido en los últimos tres días en Bolivia, se registró el lunes en la tarde en la localidad de Entre Ríos, en el municipio de Ivirgarzama. Los pobladores capturaron al hombre, identificado por los medios como "El Negro", le llevaron a la cancha del pueblo, le quitaron la ropa y, tras propinarle una paliza, le rociaron con combustible y le prendieron fuego.

Mientras eso ocurría, los policías asignados al lugar intentaban dialogar con otro grupo de gente que había capturado a otros dos presuntos integrantes de la supuesta banda de "El Negro", tras descubrirlos intentando vender una motocicleta robada. Según los reportes, los otros dos retenidos fueron entregados a la Policía tras varias horas de negociación.

El pasado sábado, en la región amazónica de Beni (noreste), un hombre de 37 años fue golpeado y ahorcado por una turba que lo acusó de haber violado a una niña de cuatro años que falleció después de la agresión sexual. Los casos de linchamientos son relativamente habituales en el área rural y algunos barrios periurbanos de Bolivia, y según la Defensoría del Pueblo, en 2015 se produjeron 32 intentos, de los que cinco terminaron en muerte.

En ocasiones, quienes cometen los linchamientos se justifican por la "justicia comunitaria", reconocida en la Constitución boliviana de 2009, pero las autoridades han explicado varias veces que ese sistema judicial no admite castigos brutales ni la pena de muerte.