Los buenos negocios de Trump con el "enemigo"chino

AFP | Donald Trump ha convertido a China en 'enemigo' en su campaña a la Casa Blanca, acusando a este país de "robar" empleos estadounidenses. Pero ello no impidió a una de sus empresas negociar una lucrativa alianza con un mastodonte estatal chino, según fuentes coincidentes.

En sus discursos, el multimillonario candidato acusa al gigante asiático, "enemigo" de Estados Unidos, de manipular su divisa. Trump ha prometido una guerra comercial contra Pekín.

Pese a ello, su grupo Trump Hotel Collection (THC) buscó cerrar un acuerdo con la sociedad energética State Grid Corporation --el mayor grupo estatal chino-- para gestionar un colosal proyecto inmobiliario, con hotel de lujo incluido, en el este de Pekín, según fuentes informadas de estas negociaciones.

El equipo de campaña de Trump, interrogado sobre este asunto, no respondió a las preguntas de la AFP.

Los contactos iniciados en 2014 con State Grid condujeron a un protocolo de acuerdo para un contrato de 100 a 150 millones de dólares en 15 años, indicó a la AFP Robby Qiu, exdirector de las oficinas de Trump en China.

THC, que administra la cartera en el sector inmobiliario de lujo del empresario, es operador de los hoteles "Trump" y de campos de golf en varios países, desde Panamá a Azerbaiyán, pasando por Indonesia.

Por su parte, State Grid, segunda empresa mundial en volumen de negocios según Forbes Global 500, alimenta de electricidad a 1.100 millones de chinos. Está directamente administrada por el gobierno central y sus directivos --procedentes de altas esferas del Partido comunista chino-- son nombrados por el gobierno de Pekín.

Donald Trump y miembros de su familia se mostraron "entusiasmados" con la idea de obtener un contrato con State Grid, según otra fuente que confirmó estas negociaciones y que requirió el anonimato.

Este entusiasmo cuadra mal con los violentos ataques antichinos del candidato republicano, pero también con declaraciones anteriores a estas negociaciones.

Desde 2011, Trump calificaba a los dirigentes chinos de "enemigos" de Estados Unidos: "¿Que otra cosa se puede decir de gente que destruye el futuro de nuestros niños, que echa a perder nuestro estilo de vida?", escribía. "No debemos suplicar a los comunistas por algunos pequeños contratos", advertía.

Sin embargo, sus negociaciones con grupos chinos muy cercanos al gobierno de Pekín prosiguieron varios meses después de la entrada en campaña electoral de Trump, según Qiu.

El director general de THC, Eric Danziger, confiaba al China Daily en octubre de 2015 --tres meses después del lanzamiento de la campaña de Trump-- que buscaba "activamente" proyectos en Pekín, Shanghai y Shenzhen (sur).

"Lo que afecta más a la reputación (de Trump) es trabajar con anexos (o subsidiarios) del Estado chino después de haber criticado tan violentamente la política" de Pekín, observa Derek Scissors, experto en relaciones sino-estadounidenses del American Enterprise Institute.

El millonario estadounidense intenta implantarse en la segunda economía mundial desde al menos 2006, año en el que inició el proceso de registro de su marca en Hong Kong y en China continental.

Desde entonces ha presidido y poseído al menos nueve sociedades que mantienen relaciones con China, según documentos financieros transmitidos a la Comisión electoral estadounidense, entre ellas cuatro registradas en Nueva York para un proyecto de hotel en Shenzhen.

El primer contrato de importancia logrado por Trump en China fue en 2008, un acuerdo con el gigante promotor Evergrande y el grupo de Hong Kong Orient Property para levantar un complejo residencial en Cantón. Esta colaboración no dio resultados.

En 2012, la familia Trump reactivó sus esfuerzos y abrió una oficina en el piso 25 de un rascacielos de Shanghai. Fueron empleadas unas diez personas, encargadas de buscar socios locales a THC.

Trump ya estaba entonces en relaciones con empresas estatales chinas, entre ellas ICBC, el mayor banco chino, cuya principal sucursal en Estados Unidos está en la Trump Tower en Nueva York.

Cuando los directivos del gigante energético chino State Grid viajaban a Nueva York, eran alojados gratuitamente en el Trump International Hotel e invitados por THC a lujosas cenas de "varios miles de dólares", según Robby Qiu.

Pero las negociaciones quedaron congeladas tras la apertura de una investigación por corrupción contra State Grid, y cuando el Tribunal de cuentas chino denunció en junio de 2015 el recurso ilegal a terrenos públicos para este proyecto. Las obras se detuvieron. Nada indica que empresas del grupo Trump hayan sido objeto de investigaciones en este caso.

"No estamos actualmente en conversaciones con State Grid", dijo a la AFP una portavoz de Trump Hotels, el nuevo nombre de THC, antes de añadir: "nuestro interés sigue intacto respecto a las metrópolis asiáticas, en particular chinas, y seguiremos estudiando las oportunidades que ahí se presenten".

Ninguna ley prohíbe a los presidentes estadounidenses hacer negocios en el extranjero. Donald Trump afirmó que, en caso de ser elegido, encargaría a sus hijos retomar esas actividades.

Donald Trump ha convertido a China en 'enemigo' en su campaña a la Casa Blanca, acusando a este país de "robar" empleos estadounidenses. Pero ello no impidió a una de sus empresas negociar una lucrativa alianza con un mastodonte estatal chino, según fuentes coincidentes.
En sus discursos, el multimillonario candidato acusa al gigante asiático, "enemigo" de Estados Unidos, de manipular su divisa. Trump ha prometido una guerra comercial contra Pekín.
Pese a ello, su grupo Trump Hotel Collection (THC) buscó cerrar un acuerdo con la sociedad energética State Grid Corporation --el mayor grupo estatal chino-- para gestionar un colosal proyecto inmobiliario, con hotel de lujo incluido, en el este de Pekín, según fuentes informadas de estas negociaciones.
El equipo de campaña de Trump, interrogado sobre este asunto, no respondió a las preguntas de la AFP.
Los contactos iniciados en 2014 con State Grid condujeron a un protocolo de acuerdo para un contrato de 100 a 150 millones de dólares en 15 años, indicó a la AFP Robby Qiu, exdirector de las oficinas de Trump en China.
THC, que administra la cartera en el sector inmobiliario de lujo del empresario, es operador de los hoteles "Trump" y de campos de golf en varios países, desde Panamá a Azerbaiyán, pasando por Indonesia.
Por su parte, State Grid, segunda empresa mundial en volumen de negocios según Forbes Global 500, alimenta de electricidad a 1.100 millones de chinos. Está directamente administrada por el gobierno central y sus directivos --procedentes de altas esferas del Partido comunista chino-- son nombrados por el gobierno de Pekín.
Donald Trump y miembros de su familia se mostraron "entusiasmados" con la idea de obtener un contrato con State Grid, según otra fuente que confirmó estas negociaciones y que requirió el anonimato.
 
 
Este entusiasmo cuadra mal con los violentos ataques antichinos del candidato republicano, pero también con declaraciones anteriores a estas negociaciones.
Desde 2011, Trump calificaba a los dirigentes chinos de "enemigos" de Estados Unidos: "¿Que otra cosa se puede decir de gente que destruye el futuro de nuestros niños, que echa a perder nuestro estilo de vida?", escribía. "No debemos suplicar a los comunistas por algunos pequeños contratos", advertía.
Sin embargo, sus negociaciones con grupos chinos muy cercanos al gobierno de Pekín prosiguieron varios meses después de la entrada en campaña electoral de Trump, según Qiu.
El director general de THC, Eric Danziger, confiaba al China Daily en octubre de 2015 --tres meses después del lanzamiento de la campaña de Trump-- que buscaba "activamente" proyectos en Pekín, Shanghai y Shenzhen (sur).
"Lo que afecta más a la reputación (de Trump) es trabajar con anexos (o subsidiarios) del Estado chino después de haber criticado tan violentamente la política" de Pekín, observa Derek Scissors, experto en relaciones sino-estadounidenses del American Enterprise Institute.
El millonario estadounidense intenta implantarse en la segunda economía mundial desde al menos 2006, año en el que inició el proceso de registro de su marca en Hong Kong y en China continental.
Desde entonces ha presidido y poseído al menos nueve sociedades que mantienen relaciones con China, según documentos financieros transmitidos a la Comisión electoral estadounidense, entre ellas cuatro registradas en Nueva York para un proyecto de hotel en Shenzhen.
 
 
El primer contrato de importancia logrado por Trump en China fue en 2008, un acuerdo con el gigante promotor Evergrande y el grupo de Hong Kong Orient Property para levantar un complejo residencial en Cantón. Esta colaboración no dio resultados.
En 2012, la familia Trump reactivó sus esfuerzos y abrió una oficina en el piso 25 de un rascacielos de Shanghai. Fueron empleadas unas diez personas, encargadas de buscar socios locales a THC.
Trump ya estaba entonces en relaciones con empresas estatales chinas, entre ellas ICBC, el mayor banco chino, cuya principal sucursal en Estados Unidos está en la Trump Tower en Nueva York.
Cuando los directivos del gigante energético chino State Grid viajaban a Nueva York, eran alojados gratuitamente en el Trump International Hotel e invitados por THC a lujosas cenas de "varios miles de dólares", según Robby Qiu.
Pero las negociaciones quedaron congeladas tras la apertura de una investigación por corrupción contra State Grid, y cuando el Tribunal de cuentas chino denunció en junio de 2015 el recurso ilegal a terrenos públicos para este proyecto. Las obras se detuvieron. Nada indica que empresas del grupo Trump hayan sido objeto de investigaciones en este caso.
"No estamos actualmente en conversaciones con State Grid", dijo a la AFP una portavoz de Trump Hotels, el nuevo nombre de THC, antes de añadir: "nuestro interés sigue intacto respecto a las metrópolis asiáticas, en particular chinas, y seguiremos estudiando las oportunidades que ahí se presenten".
Ninguna ley prohíbe a los presidentes estadounidenses hacer negocios en el extranjero. Donald Trump afirmó que, en caso de ser elegido, encargaría a sus hijos retomar esas actividades.

ImprimirCorreo electrónico