Escrito por el

AFP | Al ritmo de una buena salsa, atreviéndose incluso a un paso en cuclillas, el presidente Nicolás Maduro pone a girar a su esposa frente a las cámaras, haciendo oídos sordos a quienes le dicen que, mientras está de rumba, Venezuela se derrumba.

No es la primera vez que danza ante cámaras, pero las críticas arreciaron tras lanzar este mes en radio "La hora de la salsa", justo el día en que sus opositores planeaban hacerle un juicio parlamentario, culpándolo por la crisis.

Maduro aseguró a AFP que sus programas llevan "la voz de la verdad", al acusar a medios nacionales y extranjeros de una campaña de desprestigio contra su gobierno.