Falta de combustible pudo ser la causa de la tragedia de avión del Chapecoense

EFE| La falta de combustible aparece como la causa más probable del accidente del avión en el que viajaba la plantilla del Chapecoense, que dejó 71 muertos y 6 supervivientes, a juzgar por revelaciones hechas hoy del diálogo del piloto con la torre de control del aeropuerto que sirve a Medellín. En los instantes finales, cuando le faltaban solo 17 kilómetros para la cabecera de la pista del aeropuerto José María Córdova de Rionegro que sirve a Medellín, el piloto del avión Avro RJ85, de la compañía boliviana Lamia, capitán Miguel Alejandro Quiroga, "se declaró con fallas eléctricas", según esa terminal aérea.

Poco después el aparato, procedente de Santa Cruz de la Sierra con 77 personas a bordo, se estrelló el lunes por la noche en Cerro Gordo, en jurisdicción de La Unión, localidad cercana a Medellín (noroeste). En la identificación de los 71 ocupantes fallecidos trabajan las autoridades colombianas con el apoyo de las brasileñas ya que la mayoría de las víctimas era de esa nacionalidad. "Hasta esta mañana había 45 cuerpos identificados y la idea es que hoy se termine con esa actividad, eso es lo que esperamos", dijo a periodistas el director general de Migración Colombia, Christian Krüger, con lo cual se espera que la repatriación de los fallecidos pueda hacerse esta misma semana.

En cuanto a los heridos, los más delicados son los futbolistas Alan Ruschel y Helio Neto, que siguen en condición crítica pero estable, según el parte médico. "Alan está hospitalizado en la unidad de cuidados intensivos en estado crítico pero estable. Fue intervenido quirúrgicamente ayer por una fractura que tiene en su columna vertebral, y salió muy bien de la cirugía. No tiene compromiso neurológico y tiene bien la movilidad de sus piernas", dijo la directora médica de la Clínica Somer de Rionegro, Ana María González.

El director médico de la Clínica San Juan de Dios de La Ceja, Luis Fernando Rodríguez, explicó sobre Neto: "Helio está estable, pero su condición es crítica" pues no está coagulando bien y se le han hecho "transfusiones sanguíneas". Desde el momento del accidente la pregunta de las autoridades es si la falla eléctrica lo desencadenó o si a su vez ésta fue causada por un problema mayor, como la falta de combustible, una de las hipótesis que maneja la Aeronáutica Civil (Aerocivil). Hoy se filtró a la prensa una grabación de la conversación del piloto con la torre de control y versiones de pilotos de aviones comerciales que se aproximaban a Medellín en el momento del accidente. "Solicitamos prioridad señorita, se nos ha presentado un problema de combustible", dice a la torre de control una voz que se identifica como el piloto de Lamia.

La controladora responde que puede iniciar la aproximación en unos siete minutos porque tiene otro avión que se declaró en prioridad antes para aterrizar por una fuga de combustible. El piloto de Lamia insiste: "Señorita, Lamia 933 está en falla total, falla eléctrica total, sin combustible", se escucha en la grabación, ante lo cual la controladora responde: "Pista libre y esperando lluvia sobre la superficie. Lamia 933, bomberos alertados". Entonces el piloto pide "vectores a la pista", es decir orientaciones para aproximarse al aeropuerto, pero en ese momento la torre le dice que lo perdió en el radar y que informe su rumbo. El capitán indica su posición por radio, a 9.000 pies de altura, recibe una nueva instrucción de la torre y ahí se pierde el contacto. "Vectores, vectores", es lo último que se escucha decir al piloto. Esa grabación coincide con versiones de pilotos de comerciales según los cuales el avión pudo haberse quedado sin combustible y que además el piloto no informó correctamente a la torre de la gravedad de su situación. Juan Sebastián Upegui, copiloto de un avión de Avianca, aseguró en una grabación que escuchó por radio al piloto de Lamia decirle a la torre de control: "Tenemos problemas de combustible". Otro reveló a Caracol Radio, que no lo identifica, que el avión de Lamia "llegó con el límite de gasolina y no tenía para mitigar ninguna demora" cuando la torre le pidió esperar el aterrizaje del otro aparato, de Viva Colombia, que tenía la fuga de combustible.

El director general de Lamia, Gustavo Vargas, afirmó hoy en La Paz al canal Unitel que el piloto tenía la opción de abastecerse en Bogotá en caso de sufrir un déficit de combustible. Indicó que inicialmente estaba previsto que el avión recargara en Cobija (norte de Bolivia), pero no se hizo por falta de tiempo y que el piloto podría haberlo hecho en Bogotá "en el caso hipotético de que hubiera necesitado combustible". "Tenemos que investigar por qué tomó la determinación de irse en forma directa a Medellín", manifestó Vargas en otras declaraciones que publica el diario Página Siete.

Etiquetas: Chapecoense

ImprimirCorreo electrónico