Escrito por el

EFE | El matrimonio forzado de niñas y adolescentes es una práctica "extendida" pero "muy poco visibilizada" en Latinoamérica, que reúne todos los tipos de violencia machista, denunció ayer la ONG Plan Internacional.

"Es urgente visibilizar las violencias ejercidas hacia las niñas y las adolescentes. Entre las numerosas violencias, el matrimonio temprano forzado y las uniones tempranas representan la acumulación de todas las violencias: sexual, física, psicológica y doméstica", indicó la asociación.

Las consecuencias de estas uniones tempranas son "graves" y abarcan desde el abandono escolar hasta las relaciones sexuales forzadas y el embarazado precoz, alertó Plan con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra el 25 de noviembre.

Según la ONG, Nicaragua es el país de Latinoamérica que registra mayor prevalencia de matrimonios tempranos, ya que el 41 % de las nicaragüenses se casaron antes de los 18 años. Seguido de República Dominicana con el 40 % de las mujeres, Honduras con el 39 %; Brasil 36%; Guatemala con el 30% y El Salvador con el 25%, de acuerdo con la ONG, cuya sede regional está en Panamá.