La reforma pendiente

Para acabar con las ya conocidas prácticas corruptas en la política, el clientelismo y el enriquecimiento injustificado de quienes llegan a los cargos públicos, hacen falta reglas nuevas que despoliticen la justicia e impidan que los organismos de control sean ocupados por los intereses de los métodos de los malos políticos.

 

La clase política está obligada, si quiere sobrevivir a esta avalancha de frustración y resentimiento, a promover una reforma integral a la Constitución para que el país se renueve y se fortalezca.

JAMES APARICIO
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter:@jamesapariciopa
Instagram:jamesapariciopadre

 

Pin It

Imprimir Correo electrónico