Caminata cancer octubre

Entre claros y oscuros

Si los liderazgos de los partidos políticos y la clase política no reconocen que hay un hartazgo ciudadano con la corrupción, la impunidad, el juega vivo y el clientelismo, entonces no viven en este país o tienen una posición cómoda y oportunista.

 

La política como vehículo para servir y no para ser servido se fue distorsionando cuando se dejaron a un lado las importancias de los pesos y contrapesos, se abandonaron los controles y se impuso la compra y venta de las lealtades y roles.

 

Imprimir Correo electrónico