Trump a Corea del Norte: "No subestimen a los EE.UU., no nos pongan a prueba"

Según información publicada por el diario español El Pais, no hubo insultos ni burlas. Ninguna alusión al “hombre cohete” ni bravuconadas acerca de reducir a Corea del Norte a meras cenizas.

Pero, desprovisto de la pirotecnia verbal de alocuciones pasadas, el discurso del presidente de EEUU, Donald Trump, en la Asamblea Nacional de Corea del Sur fue tanto o más demoledor contra Kim Jong-un y su régimen; y su mensaje subyacente, tanto más amenazador, citó el diario.

“No nos subestimen y no nos pongan a prueba. Defenderemos nuestra seguridad común, nuestra prosperidad compartida y nuestra sagrada libertad”, declaró Trump en la segunda etapa de su gira por Asia, ante la atenta mirada de los parlamentarios surcoreanos y el cuerpo diplomático en Seúl. “Estados Unidos no busca un conflicto, pero nunca lo rehuirá”, sostuvo. “No permitiremos que las ciudades estadounidenses se vean amenazadas con la destrucción”.

Quizá por la cercanía física del régimen norcoreano, a pocas decenas de kilómetros. Quizá por deferencia a su anfitrión, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, partidario de una posición menos antagónica con Pyongyang, y un aliado al que ha criticado en ocasiones. O, simplemente, quizá por mero cálculo político, con la esperanza de atraerse más apoyos internacionales, especialmente de China y Rusia.

El hecho es que durante su estancia en Seúl, Trump ha mantenido un tono más comedido -más presidencial- hacia el régimen de Kim Jong-un y su programa de armamento nuclear, sin dejar de ser crítico, afirmó El País. Y vaya si fue crítico. A lo largo de 40 minutos, y leyendo un texto que editó personalmente y en el que introdujo cambios hasta el último minuto, repasó la historia de la península coreana de la posguerra y las peores violaciones de los derechos humanos bajo la dinastía Kim.

Un régimen basado en “una oscura fantasía”, un “culto militar”, un lugar donde la vida cotidiana es “un horror”. Describiendo un panorama en blanco y negro -mucho más negro que blanco, y sin ningún matiz-, se refirió a la hambruna de los años noventa; a la malnutrición que aún persiste; a los casos de presos políticos condenados a trabajos forzados. A los millones de dólares dedicados a estatuas grandiosas y a alentar el culto a la personalidad de un “régimen retorcido”.

Corea del Norte “no es el paraíso que imaginó su abuelo [fundador del régimen]”, sostuvo, dirigiéndose personalmente al actual líder, Kim Jong-un. Es, por el contrario, “un infierno que no merece nadie”.
“Las armas no le están protegiendo, sino que están poniendo en peligro a su régimen”, declaró Trump.

 

Datos sobre el conflicto
-EE.UU. y Corea del Norte están enfrentados en una crisis con amenazas verbales cada vez más agresivas.
-La mala relación entre Estados Unidos y Corea del Norte existe desde tiempos de la Guerra Fría.
-Corea del Norte ha realizado el doble de pruebas militares bajo el actual régimen que en el anterior.
-Norcorea ha amenazado con atacar Washington si hay provocaciones militares de Donald Trump.
-Si Corea del Norte ataca Guam, podría iniciar un conflicto armado con consecuencias globales.


 

 

Pin It

Imprimir Correo electrónico

Notas relacionadas