América Latina sigue con las venas abiertas

Las revelaciones del caso Odebrecht traen a mi memoria el libro del periodista y escritor uruguayo Eduardo Galeano “Las venas abiertas de América Latina”, con su historia de explotación económica y dominación política en esta región del Mundo.

Las cosas no han cambiado mucho. Como diría más tarde su autor, “el sistema internacional de poder hace que la riqueza se siga alimentando de la pobreza ajena”.
La historia es la misma, solo cambian los saqueadores, hijos de este continente flagelado por la corrupción.

El también escritor Mario Vargas Llosa, en El País, destaca “habrá que levantar un monumento en homenaje a la compañía brasileña Odebrecht, porque ningún Gobierno, empresa o partido político ha hecho tanto como ella en América Latina para revelar la corrupción que corroe a sus países ni, por supuesto, obrado con tanto empeño para fomentarla”.

Vivimos una prueba de fuego, pero no debemos renunciar a dar un escarmiento a quienes violan las leyes y utilizan el poder para enriquecerse.

Las “delaciones premiadas” no agradan a muchos, aún así “más vale un mal arreglo que un buen pleito” para frenar la rapiña que debilita nuestra frágil democracia.

Como aseguraba el propio Galeano, “este es un mundo violento y mentiroso, pero no podemos perder la esperanza y el entusiasmo por cambiarlo”.
* La autora es comunicadora social.

 

Pin It

Imprimir Correo electrónico

Notas relacionadas