Ser impecable en las palabras

La palabra es el artilugio más poderoso que tiene el individuo: es capaz de engendrar o aniquilar, de suscitar y transformar estados de ánimo en otras personas y en nosotros mismos.

Decía John Lennon, “Es fácil vivir con los ojos cerrados, interpretando mal todo lo que se ve”; en por ello que debemos ser pulcros, responsables y formales en lo que escupe nuestra boca…” En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios mismo”.

No importa que idioma hables, tu pretensión se pone en un estado ostensible a través de tu palabra.

Lo que deseas, lo que sientes, lo que realmente eres, lo evidencias a través de la palabra. No son tan solo sonidos ni rastrojo inscriptico, es la fuerza que puede hacer cambios extraordinarios en tu vida.

Tener palabra comprometida te define, no hay nada que confiera más dignidad a una persona que la honestidad. Mi sugerencia para esos pseudos adalides, que viven en su sueño de opio, les dejo una frase de Bolívar:

"El que manda debe oír aunque sean las más duras verdades y, después de oídas, debe aprovecharse de ellas para corregir los males".
* El autor es docente.

Ernesto Maytín 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Pin It

Imprimir Correo electrónico

Notas relacionadas