Apología del delito

Por segunda ocasión la procuradora de la nación, Kenia Porcel, prefirió grabar una queja contra la Corte Suprema de Justicia, para –evidentemente- no darle la cara a los medios y no exponerse a preguntas que de seguro la colocarían en una situación difícil. En esta oportunidad, fue grave lo que hizo, porque más allá de la valides de su exposición, poco le falto para pedirle a la comunidad nacional que se armara de valor y colocar a los magistrados en una hoguera. Así al menos fue mi interpretación y que igual de la mucha gente sensata en este país.

 

Y por tercera ocasión, según sus colegas abogados, cometió la “pifia” de intentar salvarle la cara a una de sus funcionarias que ignorando lo que dice la ley, colocó en una situación difícil la investigación de un caso y por tanto, la certeza de que lo investigado pondría a los culpables ante los tribunales de justicia. ¿Por qué lo hizo?, ¿cuál es la verdadera intención?, ¿qué se persigue? Y creo que hay muchas otras preguntas que desafortunadamente se quedarán sin respuesta por el mal trabajo de una fiscal.
Lo peor, es esa sensación que a muchos nos queda de que somos meros espectadores de un circo donde la mitad de lo que ocurre es cierto y la otra mitad una fantasía.

Para el abogado Miguel Antonio Bernal “no se está diciendo la verdad” e incluso, me imagino que se refiere al Ministerio Público, “se han montado en el carruaje de la mentira y están llevando al país por derroteros peligrosos”. Y con él coinciden otros juristas a los que he entrevistado. El reconocido penalista Alfredo Vallarino coincide en que no se cumplió con el procedimiento, ni con la ampliación de tiempo que se le había otorgado. Me toca añadir que en pocas palabras, maliciosamente se manejó el tiempo para pedir una prórroga a sabiendas que la ley no lo permitía, provocando una especie de “impunidad programada, donde los que deben buscar la verdad, simplemente la esconden”.

Euclides Manuel Corro Rodríguez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* El autor es periodista.

 

Pin It

Imprimir Correo electrónico

Notas relacionadas