Campañas

Tal vez, tal vez no sea demasiado tarde para lograr que el próximo torneo electoral, si no está exento de corrupción, al menos pierda cada vez más terreno en justas de esa naturaleza. Los escándalos tienen de positivo sacar a la luz entramados perversos como el del nivel municipal visto en días recientes.

 

El crimen organizado copa las escalas que sea y las organizaciones políticas no solo no escapan de ello; sus estructuras pueden prestarse para actividades delictivas. Esto advierte a las dirigencias de los partidos organizados, y en vías de serlo, del riesgo de ver aquí situaciones como las dadas en varios países, donde una vez en el poder, los gobernantes han tenido que responder a la justicia por infiltración de dinero sucios en sus campañas. Más vale, entonces, que actúen a tiempo.

 

Pin It

Imprimir Correo electrónico