El papa Francisco

Denunciar el asalto del poder para defender intereses ajenos al bien común,  condenar la corrupción como un delito que priva de pan a los más necesitados; instar a las iglesias –todas - a trabajar por los más humildes renunciado a los favores de los que mandan; repudiar las guerras como una industria armamentista; rechazar segregación, discriminación y marginación por consideración alguna o por negar refugio a los que en el por doquier desplazados, y defender a toda costa  la casa común del Planeta, fueron mensajes del papa Francisco en su vista a Colombia.

El jerarca remece con su liderazgo el cinismo de un mundo que 25 siglos después se resiste a  los principios éticos, morales, espirituales y humanistas de Sócrates, Confucio, Buda y Cristo. Y está bien que un hombre bueno así recuerde a todos que las utopías de la paz, la justicia y la esperanza tal vez sean posibles.

 

Pin It

Imprimir Correo electrónico