Panamá es seducida por la ruta de la seda

Desde que el gobierno del presidente Juan Carlos Varela dio fin a la relaciones diplomáticas con la República de China (Taiwán) para establecerlas con la República Popular China y reconocer la existencia de una sola China, la sorpresiva decisión le dio un vuelco al interés del gigante asiático, que muestra músculo en sus planes para afianzar la relación política y comercial con Panamá.

El presidente Juan Carlos Varela realizará una visita oficial de Estado a Beijing y a Shangái, para reunirse con el presidente Xi Jinping, las principales empresas chinas instaladas o interesadas en el país y abrir el camino para la negociación y firma de un Tratado de Libre Comercio.

China es la segunda economía del mundo, el segundo usuario del Canal, después de Estados Unidos, y el principal proveedor de mercancías para la Zona Libre.

Varela estára en Bejing y Shangái entre el 16 y el 22 de noviembre, se anunció oficialmente.

Participará en dos foros empresariales, se entrevistará con el primer ministro chino, autoridades políticas, banqueros e inversionistas chinos.

Llegará a Beijing el próximo 16 de noviembre, a las ocho de la mañana y ese mismo día tendrá una visita guida por el consorcio Huawei, la multinacional china de móviles que compite por el mercado latinoamericano y panameño con marcas como Samsung y iPhone.

El viernes, 17 de noviembre se entrevistará con el presidente Jinping, agenda de la cual no se tienen detalles.

Igualmente, Varela tiene previsto inaugurar la embajada panameña en Beijing, el consultado en Shangái, y se reunirá con los directores del Bank of China, China Gorgeous, empresas portuarias y de la construcción.

 

Pin It

Imprimir Correo electrónico

Notas relacionadas