No sea perseguidor

Quién no se ha encontrado un cibernauta adicto a las correcciones, algo así como un fiscalizador de todo error, casi obsesionado.

A veces hay errores garrafales y consecuentes que se merecen se les pida rectificación muy educadamente. Pero hay fallas humanas de “dedo” y antes que uno se dé cuenta, llega el “supervisor” y ¡saz! te regaña para que corrijas.

Señores que no tienen nada que hacer, busquen oficio. Sí es bueno dar una “manita” cuando alguien publica, pero no sea tan perseguidor.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @darysalina
Instagram: @darysalina85

 

Pin It

Imprimir Correo electrónico