¡Le falta un tornillo!

Creo que más allá de reír sobre esa chica que se hace llamar representante de belleza panameña porque portó en algún momento nuestra corona, la gente debería preocuparse y entender que eso no es normal.

 

En los tiempos del todo vale, una Miss siempre será lady, quien de ejemplo de garbo, postura y buena conducta.
Se puede acabar el mundo y aun así, cualquiera que haya sido Miss Panamá será vista con mucho respeto.
Por eso es que otros países nos dan cátedra; ellos sí preparan damas.

 

Imprimir Correo electrónico