Bálsamos a la venta

En el fondo, analiza Dostoievski en El Gran Inquisidor, la mayoría de los hombres teme a la propia libertad. De hecho, ante la agotadora variedad de problemas y responsabilidades que disemina la vida, la gran masa ansía la mecanización del mundo a través de un orden categórico que les libere de tener que pensar.

Esta nostalgia por una existencia libre de problemas es el abono que allana el camino para que dogmas religiosos y sociales triunfen. Estos dogmas balsámicos se siguen vendiendo como si fueran mercancía novedosa.

Mario Lara
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @mlarapty
Instagram: mariolarapma

 

Pin It

Imprimir Correo electrónico