Gloria y caos

Avanzamos de una selección aspiracional a un equipo mundialista. Progresamos inmensamente a nivel deportivo, un salto equivalente a culminar la secundaria y entrar a la universidad. Ojalá esto fuera de la mano de un avance académico, pero no es así. Abstraer el mundo deportivo y esperar por lo demás es lo que toca.

Las muestras de orgullo concluyeron en un tributo a la inmundicia, mientras nuestro gobernante, so pretexto de solidaridad con el pueblo, dictó a medianoche un día libre nacional. No hay dudas: nuestra educación aún cursa la primaria.

 

mario lara
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @mlarapty
Instagram: mariolarapma

 

Pin It

Imprimir Correo electrónico