Lluvias fatales

Crecidas de ríos devastaron viviendas que no debieron haber sido edificadas en dichos sitios. Es el dolor de cabeza de las comarcas durante cada invierno. Los caminos también sufren, lo que produce que ciertas operaciones de rescate sean aún más complicadas.

 

Suficiente han esperado estas comunidades. En la agenda gubernamental debería asignarse cuanto antes un estudio de la vulnerabilidad de familias que habitan en las comarcas. Ello implica desplazamiento de hogares para evitar futuras tragedias a causa de la falta de información.

 

Pin It

Imprimir Correo electrónico