Emoción irresponsable

Es cierto, Panamá clasificó a su primer mundial de fútbol en su historia es algo grande, grandísimo.

Las muestras de jubilo se extendieron desde la madrugada del martes y hoy todavía hay llamas de ello. Pero, por una decisión emotiva de dar ayer el día libre a todo el país causó más daño que alegría.

En algunos hospitales, la inasistencia de los médicos produjo molestias superlativas, entre otras cuestiones que por espacio no puedo escribir. Esta bien, Panamá está orgullosa y hay que celebrar. Pero, clasificamos al Mundial, ¿Para qué? ¿A pasear? Hay que pensar y prepararse para ese reto.

ROBERTO ROBINSON
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @robsonmet7
Instagram: robbinson.rr

 

Pin It

Imprimir Correo electrónico