LOGOML

Una crítica bien ganada

De recordación ingrata la labor del  Órgano Legislativo durante el período a concluir.

Derrochado en articular arreglos políticos convenientes solo para los interesados; conformar comisiones que disputan al pleno los récords en improductividad y extenderse en discursos mientras la mayoría de sus colegas atienden el chat en sus teléfonos celulares, el tiempo transcurrió sin que los honorables cumplieran el mandato recibido de sus votantes: legislar para beneficio del país. Las reformas electorales, las leyes de  Contrataciones Públicas, Educación Sexual, el pago pendiente en concepto de décimo tercer mes a los trabajadores   del sector público y privado que laboraron entre los años 1972 a 1983 y la escogencia del nuevo magistrado del Tribunal Electoral, fueron, entre otros temas,  los que quedaron pendientes.

Si bien los culpables por  el mal ejercicio del cargo son los diputados, por extensión lo somos los ciudadanos que los elegimos.

ImprimirCorreo electrónico