Rumbo fallido

Una vez más surge de diputados de la República hacer ingeniería sobre el papel de los medios de comunicación, esta vez estableciendo la obligación de insertar “mensajes educativos, culturales o sobre docencia electoral en la programación regular” de dichos medios.

Como siempre, es cuestión de presentar iniciativa como una panacea para corregir las falencias de una educación incapaz de afirmar valores trascendentes en nuestros niños y jóvenes.

Otras veces se han intentado experimentos similares cargando a los medios con culpas y obligaciones que no les corresponden. Es de esperar que esta vez tampoco prosperen.

ImprimirCorreo electrónico