Escrito por el

Que el Jefe de Estado se reúna con su homólogo mexicano, luego de hacerlo con la alemana y el colombiano, muestra una línea de acción de nuestra política exterior en concordancia con los intereses nacionales.

Con el país azteca estamos llamados a desarrollar colaboración estrecha en asuntos de migración, combate al narcotráfico y seguridad regional, así como en múltiples aspectos de cooperación bilateral. En geopolítica hasta los gestos casuales de los gobiernos suelen ser desencriptados.

Que la primera visita oficial a México tras la victoria de Donald Trump haya sido la del gobernante de un país estratégico para EE.UU., pesa lo suyo, si es que habla de independencia.