Escrito por el

Una de las preocupaciones más globales sobre el relevo presidencial a darse pronto en Estados Unidos tiene que ver con la postura del mandatario electo acerca del cambio climático, asunto que Donald Trump considera “un chiste¨.

Por esta razón, apartaría  a Washington del Acuerdo de París, suscrito en septiembre pasado por Barack Obama junto con China. Ambos países, como los primeros emisores  de gases de efecto invernadero, se comprometieron a reducirlas a partir de 2020. El tema centra la atención en la Cumbre  sobre el Clima, dado que en la hasta hace poco impensable alianza China–EE.UU. se basa gran parte de la esperanza mundial por ver revertido el daño causado hasta ahora al clima en el planeta por los países industrializados.

Visto así, resultará decisiva la posición del nuevo gobernante.