Escrito por el

EFE| Wall Street dejó hoy a un lado las ganancias de celebración por la victoria de Donald Trump de la última semana y cerró mixto, principalmente por las caídas de varios sectores, entre ellos el bancario.

Las compañías financieras mostraron su preocupación por las palabras publicadas hoy de uno de los nuevos hombres del presidente, el polémico Steve Bannon, jefe de estrategia del presidente electo. Bannon, según reflejaron hoy varios medios, cargó en una conferencia en 2014 contra las grandes instituciones bancarias por no haber, según él, asumido el peso que les correspondía por la crisis de 2008. Según el entonces inversor, nadie tuvo que asumir responsabilidades, provocando un incremento de las posturas populistas cercanas al "tea party".

El sector financiero no recibió hoy de buen agrado la transcripción de aquellas palabras, pues temen que una de las manos derechas del presidente electo siga pensando así y, lo peor, pretenda promover actuaciones en consecuencia. Y es que aunque las grandes empresas financieras se han sumado en los últimos días al "rally" por Trump, en el pasado el magnate criticaba a Hillary Clinton precisamente por tener la mano demasiado blanda con Wall Street. Así, este miércoles los bancos JPMorgan (-2,47 %) y Goldman Sachs (-2,31 %) lideraron las pérdidas en el Dow Jones, por delante de Merck (-1,60 %), Exxon Mobil (-1,23 %) y Caterpillar (-1,14 %).

Tampoco ayudó a evitar el cierre mixto que ponía punto y final a siete días de ganancias el precio del petróleo en los mercados internacionales: el barril de Texas cedió en Nueva York un 0,52 y terminó en 45,54 dólares, mientras el crudo Brent bajó en Londres 0,68 % hasta 46,63 dólares. Ni que el índice de precios de producción se mantuvo sin cambios en octubre, a pesar de que los expertos habían vaticinado un aumento del 0,3 %, y la producción industrial del país tampoco sufrió modificaciones el mes pasado.