Primer ministro paquistaní declara tres horas sobre empresas familiares

PAKISTAN CORRUPTION PANAMA SHARIF POLITICS

EFE | El primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, declaró hoy en calidad de testigo durante más de tres horas ante la Comisión de Investigación Conjunta (JIT), que trata de determinar si hubo ilegalidades por parte del gobernante en relación con varias empresas familiares en paraísos fiscales. "He presentado mis documentos financieros a la JIT, mis documentos financieros están ya a disposición de todas las instituciones pertinentes incluyendo el Tribunal Supremo", indicó Sharif a periodistas a la salida de la oficina de la JIT, adonde tuvo que desplazarse para declarar.

La JIT fue establecida el pasado 5 de mayo, después de que el Supremo dio un respiro Sharif al considerar a finales de abril que no había pruebas en su contra para inhabilitarle en el cargo por varias empresas de sus hijos que habían aparecido en los Papeles de Panamá. Sin embargo, el máximo tribunal ordenó a la JIT investigar más a fondo los vínculos de Sharif con compañías creadas por tres de sus cuatro hijos en las Islas Vírgenes Británicas para controlar propiedades en Londres, según se filtró en los papeles del despacho panameño Mossack Fonseca.

El primer ministro ha afirmado que estas compañías se crearon con el dinero de la venta de una fábrica en Arabia Saudí, donde estuvo exiliado tras ser derrocado por un golpe militar en 1999, fondos que después fueron enviados a Catar.

"Creo que este día marca un hito en términos de imperio de la ley. Mi familia, mi Gobierno y yo nos hemos presentado todos a rendir cuentas", indicó Sharif, al afirmar que ha dado detalle de cada céntimo durante las 3 horas y 10 minutos en que ha estado respondiendo preguntas. El primer ministro volvió a cargar contra la oposición, que presentó la causa en su contra ante el Supremo en 2016 tras la filtración masiva de documentos en los denominados Papeles de Panamá. "Mis oponentes han lanzado acusaciones de corrupción en mi contra, pero ni en el pasado, ni en el presente, se ha probado ningún cargo de corrupción ni en mi contra ni en la de mi familia", señaló Sharif, que se encuentra en su tercer mandato.

El primer ministro, miembro de una acaudalada familia, pidió a la gente que sepa "que nada de lo que está pasando tiene nada que ver con corrupción ni con fondos del Gobierno", sino que son acusaciones sobre los negocios personales de su familia. Antes de la toma de declaración de hoy, realizada en medio de un fuerte dispositivo de seguridad con cientos de agentes, el JIT ha interrogado en cinco ocasiones a Hussain Nawaz, hijo mayor del primer ministro, y en dos ocasiones a su hijo menor, Hassan Nawaz. El JIT, integrado por miembros de la Agencia de Investigación Federal, el Buró de Contabilidad Nacional, del Banco Central, la Comisión de Valores y Cambio y un oficial de la Agencia de Inteligencia Militar, tiene que informar quincenalmente al Supremo sobre esta investigación.

 

Imprimir Correo electrónico