Los presidentes y expresidentes salpicados por escándalo Odebrecht

Con el escándalo de la brasileña Odebrecht muchos presidentes y expresidentes latinoamericanos han estado salpicados en "la mayor red de sobornos extranjeros de la historia".

En Panamá se investiga el supuesto financiamiento ilegal de la constructora a campañas electorales.

Las sospechas de apoyo a la campaña del expresidente Ricardo Martinelli, por ejemplo, ya habían sido destacadas por la embajadora de EE.UU., Barbara Stephenson, en un cable filtrado por Wikileaks.

Y la Corte Suprema de Justicia de Panamá también admitió, en agosto del año pasado, una solicitud de asistencia judicial por parte del gobierno de Suiza para determinar si el expresidente Ricardo Martinelli había recibido sobornos de la empresa brasileña.

La solicitud todavía no ha sido procesada, pero entre los 17 imputados identificados por la Fiscalía Especial Anticorrupción de Panamá a finales de enero figuran los hijos de Martinelli, Luis Enrique y Ricardo Alberto, así como su hermano Mario.

El ejemplo más destacado tal vez sea el del expresidente de Perú Alejandro Toledo, a quien la fiscalía de su país acusa de haber recibido $20 millones en coimas del gigante brasileño de la construcción. Mientras, lo más reciente es, la acusación de que la campaña del actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se benefició con $1 millón proveniente de los sobornos que la constructora brasileña habría pagado a un exsenador colombiano.

En el caso de Brasil la única personalidad que por el momento enfrenta cargos por cuenta de Odebrecht es el expresidente Lula da Silva, quien mantiene su inocencia. Pero las sospechas también rondan a Dilma Rousseff, separada de la presidencia por un proceso no vinculado al escándalo Odebrecht.

Lula da Silva también está siendo investigado por el escándalo.

El actual presidente Michel Temer, por su parte, fue mencionado 43 veces en las "delaciones premiadas" de uno de los ejecutivos de la empresa constructora.

En las declaraciones, ofrecidas como parte de un acuerdo especial con la fiscalía, el ejecutivo afirmó que la empresa había hecho contribuciones ilegales a las campañas de varios políticos brasileños, incluyendo Temer. Pero el mandatario brasileño también niega los cargos.

Los expresidentes Alan García y Ollanta Humala, así como al presidente Pedro Pablo Kuczynski y la líder opositora Keiko Fujimori, también han sido llamados a declarar, en calidad de testigos, en ese caso. Y, según el periódico brasileño Folha de Sao Paulo, Humala también ha sido mencionado en las "delaciones premiadas", según las cuales Odebrecht habría aportado US$3 millones para su campaña electoral de 2011.

Con información del portal digital www.bbc.com

Imprimir Correo electrónico