Factura Electrónica reforzará la transparencia tributaria y el comercio electrónico

“Las empresas del sector privado tendrán la oportunidad de sugerir y proponer cambios de ser necesarios, al proyecto de factura electrónica en Panamá” señaló el Director General de Ingresos, Publio Cortés, en relación a la iniciativa gubernamental, que será implementada en el país a dos años, y que actualmente está en etapa de diseño.

El modelo de la factura electrónica será realizado con una metodología inclusiva de participación y consulta, a través de distintos comités a nivel ejecutivo, técnico y normativo, que garantizarán que las decisiones a tomarse, correspondan a las necesidades reales de los sectores que representan.

El proyecto de factura electrónica tiene como finalidad la implementación de un modelo de documentos fiscales digitales, legalmente válidos, con base en las mejores prácticas internacionales y ajustado al contexto socio económico de Panamá, entre sus ventajas se incluyen permitir a los contribuyentes simplificar y reducir costos en el proceso de declaración de impuestos, ya que podría eliminar la presentación de informes y de anexos asociados a éstas y agilizaría el proceso de devolución de impuestos.

En esa línea, el Director General de Ingresos, Cortés explicó que la factura electrónica hará más eficiente el proceso de gestión de la información que ya dispone la DGI, reduciendo los niveles de incumplimiento y fraude fiscal.

La autoridad de la Dirección General de Ingresos (DGI), destacó que las empresas que tengan inquietudes y recomendaciones deben remitirlas a los comités oficiales, a través de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Panamá.

El proyecto de factura electrónica promueve un ahorro para las compañías entre el 20% y el 80% de los costos relacionados a la impresión de facturas, su almacenamiento, distribución y disminuye los errores de cálculos contables.

Hoy, las empresas están obligadas por ley a preservar sus facturas tradicionales siete años, lo que le genera gastos de almacenamiento a las compañías.

En diciembre de 2016, la DGI emitió dos resoluciones autorizando la sustitución de las memorias fiscales y exonerando el uso de equipos fiscales a aquellas empresas con ventas inferiores a B/. 36, 000 anuales.

Asimismo, la DGI en el resguardo de los pequeños y medianos contribuyentes promoverá que el software requerido para facturar electrónicamente sea suministrado de manera gratuita por el Estado.

Finalmente existirá un período de transición en el que coexistirán el uso de la factura electrónica y los equipos fiscales, en donde se espera que sea el propio contribuyente, quien en función de su análisis costo-beneficio, opte por el sistema de facturación electrónica dada las múltiples ventajas que esta ofrece.

Etiquetas: Último Minuto

ImprimirCorreo electrónico