Escrito por el

Ocho días después de tener el honor de ser abanderados en los desfiles con motivo a la celebración de los 113 de años de separación de Panamá de Colombia, la selección nacional espera devolverle la distinción al país empezando con buen pie el Hexagonal rumbo al Mundial de Rusia 2018, cuando visite este viernes a Honduras y cuatro días después reciba a México en el estadio Rommel Fernández.

La tercera participación en la última fase de una cita mundialista se da justamente en el mes de la patria, tal como arrancó la cuarta ronda el pasado año, donde la Roja hizo vibrar de alegría al pueblo panameño tras debutar con una victoria 0-2 sobre Jamaica en Kingston el 13 de noviembre.

A pesar de ello, en aquella fase, la Sele no pudo iniciar el camino a Rusia con un puntaje perfecto tras caer cuatro días después 1-2 frente a Costa Rica en casa. “Ahora el objetivo es sumar los seis puntos”, dijo el vicepresidente de Fepafut, Ramón Cardoze.

“Pienso que es la patria que inicia la eliminatoria. Ha sido un gran honor y orgullo la designación del presidente. Esperemos que todo esto que está alrededor de este mes nos lleve a dos triunfos importantes ante Honduras y México para así celebrar de una manera mucho más honrosa”, agregó.

Representar al país convierte a nuestros jugadores en embajadores internacionales, pero todo no queda ahí. Blas Pérez es uno de los que lleva tatuado en sus brazos la bandera panameña y el escudo nacional, además celebra algunos de sus goles con el tradicional sombrero de campesino.

Francisco Márquez
fmarquez@metrolibre.com
Twitter: @f22marquez
Instagram: francisco22marquez