Escrito por el

EFE| El Impact de Montreal venció esta noche por 3-2 al Toronto FC en el partido de ida de la Final de la Conferencia Este de la Copa MLS, que se disputó en el Estadio Olímpico.

El encuentro, que comenzó con 40 minutos de retraso al tener que pintarse de nuevo las línea laterales del área pequeña que habían sido colocadas de forma indebida por el equipo de mantenimiento del campo, tuvo dos fases muy diferentes. Una primera parte y comienzo de la segunda de dominio completo del Impact que consiguió ponerse con la ventaja de 3-0 en el marcador y a partir del minuto 60 cuando reacción el Toronto FC y consiguió los dos goles que deja viva la eliminatoria. El Estadio Olímpico presentó un lleno histórico de 61.004 espectadores, que vieron con estupor como las líneas del campo cuando fueron revisadas por el árbitro no tenían la distancia reglamentaria y el personal de mantenimiento tuvo que trabajar de forma diligente para subsanar el error. Cuando dieron comienzo las acciones, el Montreal fue el equipo que dominó con mayor apuesta por el gol que llegaría al minuto 10 de la primera parte, obra del delantero ghanés Dominic Oduro. Apenas habían pasado dos minutos y el centrocampista italiano Matteo Mancosu aprovechó una gran triangulación del propio Oduro y el argentino Ignacio Piatti para conseguir el 2-0, ventaja con la que se fue al descanso el equipo de Montreal. No pudo comenzar mejor la segunda parte para el Impact al ver como al minuto 53, el defensa izquierdo camerunés Ambroise Oyongo conseguía el tercer gol del equipo local.

Todo parecía que estaba listo para que el Impact no sólo lograse la victoria sino que también una ventaja importante de cara al partido de vuelta que se va a disputar el próximo 30 de noviembre en el BMO Field de Toronto. Pero se dio todo lo contrario, el Toronto FC reaccionó con su mejor fútbol ofensivo, aseguro mejor sus líneas de atrás y al minuto 68, el delantero internacional estadounidense Jozy Altidore marcaba el primer para el equipo visitante. El gol pesó como una losa en el ánimo de los jugadores del Impact y elevó el de sus rivales que cinco minutos más tarde, esta vez también por mediación de otro internacional estadounidense, el centrocampista Michael Bradley conseguía el segundo del Toronto FC, que dejaría un marcador definitivo de 3-2 y nada decidido.

La asistencia registrada en el Estadio Olímpico, excampo de los Expos de Montreal, del béisbol de las Grandes Ligas, ahora convertidos en los Nacionales de Washington, fue la segunda mayor en la historia de un partido de la fase final de la MLS, sólo superada por la de 61.316 espectadores que se dio para ver la gran final que disputaron en el 2002, el Galaxy de Los Angeles frente el Revolution de Nueva Inglaterra en el Gillette Stadium de Foxborough.

El panameño Armando Cooper fue sustituido al minuto 57.