LOGOML

Pacquiao decide su futuro ante un confiado Jessie Vargas

AFP | Cuando Jessie Vargas debutó profesionalmente en el boxeo en septiembre de 2008, ya el filipino Manny Pacquiao se había convertido en "verdugo" de peleadores mexicanos, y el sábado ambos protagonizarán un duelo generacional en Las Vegas, que promete ser de alto voltaje.

Ahora, con diez años de diferencia entre ambos boxeadores, Vargas se apresta a borrar del mapa los remanentes de la gloria de un Pacquiao que dice estar listo para seguir en el boxeo e incluso vengar su derrota por KO frente a Juan Manuel Márquez, la más dolorosa de su carrera.

Los ánimos poco a poco se han caldeado previo a la cita que tienen pactada en los encordados este sábado en el Thomas & Mack Center de Las Vegas.

"A Pacquiao ya lo han noqueado pero a mí no. Él sabe que va a caer. Realmente no tiene una idea de mi juego y por eso va a perder. El ha sido senador de Filipinas en los últimos meses y yo he vivido, soñado y transpirado boxeo. Mi hambre no tiene límites", dijo Vargas (27-1) a la AFP.

"Yo sé que Jessie es más alto y es rápido, pero no tiene la experiencia que yo tengo. Yo he peleado con los boxeadores mexicanos más talentosos de los últimos tiempos. Estoy listo para todo lo que traiga", replicó Pacquiao (58-6-2).

El pleito verbal también ha incluido a los dos entrenadores, ya que Dewey Cooper y Freddie Roach consideran que han tenido el campamento perfecto para salir con la mano en alto en esta contienda.
"La gente de Pacquiao se ha referido a Jessie como a un peleador que tiene un cinturón. Pero no, Jessie es un campeón mundial, que está listo parapagar ese irrespeto. Se les viene una tormenta en el ring. Manny saldrá noqueado", sostuvo Cooper a la AFP.

Por su parte Roach, un veterano en las batallas del filipino, cree que el mayor oficio de su pupilo se impondrá.
"Jessie es un buen peleador, pero no tiene nada que no hayamos visto antes. Cuando has peleado con los mejores sabes como ajustarte a las condiciones del rival", opinó Roach.

Esta será la primera pelea de Manny Pacquiao como senador de Filipinas desde su retiro parcial del boxeo en Abril, cuando dijo que dejaba los encordados para dedicarse a la política.

ImprimirCorreo electrónico

Deportes