Escrito por el

 

“Las peleas de gallos son conocidas como el deporte de caballeros, hay mucho honor”. Así definió Daniel Alonso Jr., presentador y productor del programa de televisión Entre Gallos, la actividad que le apasiona.

Estos combates se vienen desarrollando desde hace muchos años en el país, y mientras algunos, como Alonso Jr., lo ven como un deporte, otros lo definen como un pasatiempo que forma parte de la cultura nacional.

Las actividad no es exclusiva de veteranos, como se suele imaginar. Samir Aguirre, un gallero de solo 24 años, considera que los gallos es una tradición de los pueblos. “Estamos conservando la cultura de nuestros antepasados”, apuntó.

Otros encuentran en estas peleas un negocio. Anel Vallarino, propietario del club gallístico El Abuelo en playa Corona, San Carlos, explica cómo su coliseo le genera ganancias. “Como dueño de la gallera, nos toca un porcentaje de la taquilla y lo recaudado en el restaurante y bar. En un desafío nacional, podemos recibir 15 mil dólares y en uno internacional, hasta 30 mil”, comentó.

En el caso de Aguirre, más que un negocio, los gallos son una afición. “Esto no es por ganancia, cuando se pierde, se pierde y cuando se gana es para mantener a los gallos. Para sostener mi criadero de 300 ejemplares, invierto de 600 a 700 dólares al mes entre alimentos y el salario del encargado del criadero”, afirmó el estudiante de Ingeniería Náutica en Navegación en la Universidad Marítima Internacional de Panamá.

Llegada la función, las apuestas suelen ser parte del show. “La más alta que yo he visto se hizo en mi gallera (El Abuelo) y fueron $57 mil en un evento internacional”, reveló Vallarino.

Según los protagonistas, las peleas de gallos son cada vez más populares. “Esto está tomando más fuerza, cada vez es más común ver jóvenes en los eventos, se ha vuelto una moda”, reconoció Aguirre.

A pesar de su crecimiento, la mayor parte de la actividad gallística en nuestro país se desarrolla en el interior, así como en el área este de la provincia de Panamá. El Manguito en Tocumen y La Cerámica, en la 24 de Diciembre, son los más frecuentados.

ML | El gallero Samir Aguirre trabaja en su finca en Penonomé.

Manuel Delgado
mdelgado@metrolibre.com
Twitter: @manuel27delgado
Instagram: manuel27delgado