Escrito por el

EFE| Brasil vuelve al estadio Mineirao, escenario donde sufrió la peor derrota de su historia, con la intención de conseguir una victoria ante una Argentina obligada a enderezar el rumbo en la clasificación de las eliminatorias del Mundial de Rusia 2018.

Los brasileños llegan con optimismo después de encadenar cuatro triunfos consecutivos ante Venezuela, Bolivia, Colombia y Ecuador, lo que les ha aupado, con 21 puntos, a lo más alto de la tabla clasificatoria para Rusia 2018 . La racha positiva coincide con la llegada al banquillo del técnico Adenor Leonardo Bacchi 'Tite', quien para este encuentro podrá contar con Marcelo, que se perdió la última convocatoria por lesión, y Neymar, que no enfrentó a Venezuela por sanción. Toda la artillería disponible para un escenario maldito, pues esta nueva edición del Súperclásico de las Américas se celebrará en el "Mineirao", donde Brasil no juega desde la trágica derrota que sufrió como anfitriona ante Alemania por 1-7 en la semifinal del Mundial de 2014.

Para evitar otro vergonzante fracaso, el seleccionador brasileño ha puesto énfasis durante los entrenamientos en apuntalar bien ese flanco izquierdo eminentemente ofensivo con la presencia de Marcelo y Neymar y que podría dejar una autopista libre para el astro Lionel Messi. La presión estará sobre el "10" de una Argentina en horas bajas y necesitada de puntos ya que en estos momentos estaría fuera del Mundial de Rusia 2018 al ocupar la sexta posición con 16 puntos, después de tres partidos sin conocer la victoria. El combinado entrenado por Edgardo Bauza perdió en casa ante Paraguay (0-1) y empató a domicilio contra Perú y Venezuela por idéntico resultado (2-2).

El clásico sudamericano enfrentará a dos escuadras con un tridente ofensivo no siempre comprometido en las labores defensivas lo que puede hacer del encuentro un correcalles atractivo para los espectadores y cardiaco para los técnicos. Tite apostará arriba por Coutinho, Gabriel Jesús y Neymar. Por su parte, Bauza colocará en la delantera a Ángel Di María, Gonzalo Higuaín y Lionel Messi, en estado de gracia este último tras sus últimas exhibiciones con el Barcelona.

El de Rosario ha comenzado la temporada con su club de una forma estelar anotando ocho goles en la Liga española y siete más en la Liga de Campeones, aunque históricamente los números con el conjunto azulgrana no siempre se reflejan en la selección. El seleccionador argentino pondrá todo un dique de contención en la medular con un trivote aguerrido formado por Enzo Pérez, Javier Mascherano y Lucas Biglia. La demarcación de Enzo Pérez, acostumbrado a jugar al límite, será novedad ya que hará de volante derecho, una posición que según reconocía el propio futbolista en rueda de prensa no ocupaba "desde hace cuatro o cinco años".

Por el contrario, la pentacampeona del mundo saldrá al campo con dos medios defensivos como Paulinho y Fernandinho, pero con Renato Augusto un poco más adelantado para no dejar aislado en el juego al trío de ataque. Otra de las novedades será la capitanía de Daniel Alves, el único jugador que repite con el brazalete en la era Tite y que, vistiendo la camiseta con el dorsal número 4, hará un homenaje al recién fallecido Carlos Alberto Torres. El lateral de la Juventus de Turín, que acostumbra a vestir el número 2, emulará de esta forma al eterno capitán de la Canarinha, que levantó la Copa del Mundo de México 1970, mientras que sus compañeros llevarán una banda negra en señal de luto. Antes del inicio del partido, se guardará un minuto de silencio por Carlos Alberto, fallecido el pasado 25 de octubre.