Lo peor no ha llegado

Vivimos en la era “que hablen bien o que hablen mal, pero que hablen”. A los canales de televisión ya no les importa si un burro nos habla de historia, o de modales, solo buscan el ansiado rating.

Eso, aunado a las barbaridades que cada día se comparten en redes sociales, nos está matando como sociedad.

Vi que personajes “dizque polémicos” se daban un beso en la calle para promover un programa, ¿es necesario? El morbo nos consume y nubla; siento que lo peor aún no ha llegado.

 

Imprimir Correo electrónico

Más en opinión