Escrito por el

Se necesita orden y más vagones para el Metro de Panamá con carácter de urgencia o pronto la línea uno parecerá un diablo rojo, “córranse que los puestos de la izquierda son de tres”.

Esta última semana la demanda en ese medio de transporte se elevó o creció la población. Después del medio día no existen horas “valle” a menos que falten pocos minutos para que cierre, y lo peor es que no hay autoridad que aconducte a los pasajeros. La gente coopera poco, se estampa en la puerta sin dejar salir ni entrar a otros, es un solo enredo eso allí.

Hace días, un policía peleaba contra la masa que no cabía y quería entrar. Si seguimos así, el medio no durará ni los cinco años.