Piratas al mando

Cuando líneas de transporte no reguladas obligan a las autoridades a presentarse frente a la sociedad, a recordarle a los panameños los derechos que defienden, se transmite la idea de que el primer grupo adquirió en ese momento una jerarquía que le da un poder de mando.

Así, quienes dirigen estos vehículos y sus propias rutas, actúan en base a propios intereses, más allá del servicio que brindan, pues este, ayudando al panameño, pervierte al mismo tiempo la forma de hacer transporte.

ImprimirCorreo electrónico