Indolencia y cinismo

mario

No se cuestiona la decisión, sino la dudosa ética que la impulsó. Tampoco ayudan las justificaciones posteriores, mezcla de cinismo e ingenuidad, combinación desastrosa en la percepción ciudadana.  

“No daré opinión sobre pago de operación, pero que 17,000 en operación genere más debate que 12 millones aparecidos en Andorra es triste”, tuiteó la vicepresidenta. Y que  tal  el mandatario: “Esa es mi facultad como presidente de la República; yo gané las elecciones el 4 de mayo de 2014”. Con este mensaje, el rechazo  a  descaros mayores estará más que justificado.

 

Imprimir Correo electrónico