LOGOML

Papá, quiero ser deportista

De cuanta necesidad se antoja el mundo, así se extienden profesiones para satisfacerlas. Vendedores de té o ingenieros de drones, cada una, inspirando ideas entre sus especialistas.

Más conocidas, y arraigadas con el ejercicio de años, están deportistas y músicos, de gran  brillo por la categoría casi heroica que han alcanzado.

Las dos, también, de preferencia entre los soñadores, aunque sea pertinente señalar la distancia entre el niño que sueña con brillar  en esa estela y el adulto en el que se convertirá, el cual probablemente solo aspirará a un trabajo en el que  pueda “ganar bien”.

ImprimirCorreo electrónico