Escrito por el

Con sus  estridencias, falacias  y alaridos, las redes sociales y la televisión nos regalan un boleto para visitar otros medios informativos. Puede que la radio tampoco escape a estas acusaciones, pero mucho más es lo rescatable en ella.

Es su practicidad lo que permite a este canal ser escape veloz para el reencuentro con la coherencia y el respeto por la información.

Pierde la emisora que se subestime, sintiéndose intimidada por la maza de cadena en manos de la TV y el social media, porque, junto al periódico, es la radio la oportuna puerta de salida al teatro informativo.