Escrito por el

Las desproporciones se mofan de este mundo. Mientras ciertos rincones reciben durante una hora la cantidad de lluvia equivalente a la que necesitarían un mes, otros   suelos se  retuercen por  la ausencia de  agua. Imitando a la naturaleza, el hombre ha decidido crear sus propias sinrazones.

En manos del lanzador de Grandes Ligas Clayton Kershaw caen al año $32 millones en concepto de pago, es decir, 5200  veces el salario mínimo de un panameño al mes. La burbuja que brilla para algunos, desdeña a la mayoría.

El deporte, o más preciso sería decir, el espectáculo, uno de los grandes  privilegiados.