De viaje con el estado

Los viajes al exterior bonifican al funcionariado público, pero como  ellos explican y ellos solo entienden, esto no se trata de placer, sino de inversión al estado.

Asimismo, a  cada escala  en la torre estatal le “merece” el nivel de lujo: ministro y diputado viajan en primera clase a Singapur; debajo, jefes departamentales y subdirectores lo hacen en clase económica a Perú.

Tampoco se trata de ignorar   cortesías de   países que deciden  correr con los gastos del invitado,  sino de limitar la cuota de viáticos, inflada en más casos qu

 

Imprimir Correo electrónico